HNM

HNM

Aplicación Movil

Celeste Andino / Honduras, Nación y Mundo
Powered by Conduit Mobile

viernes, 1 de julio de 2011

Intervención del Embajador de Honduras en el Consejo Permanente de la OEA

Washington DC.- El Embajador Jorge Ramón Hernández Alcerro, Representante Permanente de Honduras ante la OEA tuvo hoy su primera intervención ante el Consejo Permanente de la Organización en una reunión convocada para reflexionar sobre la Carta Democrática Interamericana que está cumpliendo 10 años de vigencia.

El Embajador de Honduras, respondido al saludo de bienvenida de la Presidente del Consejo Permanente, Gillian Bristol, de Grenada, y a las manifestaciones de felicitación de buen número de representantes por la participación de Honduras en todas las instancias de la Organización.

Posteriormente expresó su beneplácito porque durante esa reunión del Consejo se estaba abordado, de manera colectiva, la reflexión sobre la Carta Democrática Interamericana. En su exposición explicó, que estaba claro para todos que la democracia como sistema de gobierno no se encontraba en discusión, que todos los presentes estaban de acuerdo en que la democracia es esencial para cada uno de los países representados en ese foro. Que la obligación de fortalecer la democracia corresponde a cada uno de los Gobiernos del continente, que la función de la OEA es coadyuvar con esos Gobiernos sus programas de fortalecimiento de la democracia pero que, la principal obligación pertenece a los Gobiernos.

Se preguntó sobre el papel que ha cumplido la Carta Democrática durante sus 10 años de vigencia e invitó a estudiar esa situación para buscar en ella algunas carencias y algunos vacíos y tratar de encontrar la forma de llenarlos.

 Expresó que, en su opinión, no es posible reflexionar únicamente sobre el primer capítulo de la Carta sin tomar en consideración la necesidad de una diplomacia preventiva generada por la Organización, esta diplomacia debe ayudar a evitar situaciones críticas y decisiones extremas frente a hechos consumados.

Afirmó que debería incluirse en el estudio la manera de evitar que nuestros países lleguen a situaciones límites.

También cual debe ser la capacidad de la OEA para seguir de cerca las condiciones básicas del ejercicio efectivo de la democracia. Es necesario un sistema de medición, algo así como un barómetro democrático que permita prevenir situaciones de crisis, esa actividad preventiva podría ser desempeñada, por ejemplo, por un relator especial.

El Embajador expresó también la necesidad de determinar cuál debe ser el papel político del Secretario General de la OEA ante situaciones de riesgo.

Manifestó su complacencia por la evolución que ha tenido dentro de la OEA su apoyo a procesos electorales y el desarrollo de la protección de los Derechos Humanos pero afirmó que había otros campos necesitados de apoyo; por ejemplo, los partidos políticos, los parlamentos (poderes legislativos) y la participación de la ciudadanía en la toma de decisiones.

Manifestó que, para Honduras, el potencial del artículo tres de la Carta estaba en dependencia directa del cumplimiento que cada Gobierno daba al mandato recibido por su pueblo, de la forma en que la OEA podía fortalecer a nuestros gobiernos y de la posibilidad de desarrollar la diplomacia preventiva de que había hablado antes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada