HNM

HNM

Aplicación Movil

Celeste Andino / Honduras, Nación y Mundo
Powered by Conduit Mobile

miércoles, 22 de junio de 2011

Presidente Lobo solicita apoyo internacional para contrarrestar la inseguridad y el crimen organizado

*El Mandatario sostuvo aun cuando se Gobierno hace hasta lo imposible por contrarrestar la inseguridad y el crimen organizado,  es necesario contrarrestar estos flagelos de manera transnacional,  pensando en una policía regional y una sala criminal centroamericana de justicia.
 

 
DISCURSO DEL PRESIDENTE DE HONDURAS PORFIRIO LOBO SOSA EN LA CONFERENCIA INTERNACIONAL DE APOYO A LA ESTRATEGIA DE SEGURIDAD EN CENTROAMERICA
 
Permítanme agradecer, en primer lugar al pueblo y Gobierno de Guatemala, por servir  de sede a esta Primera Conferencia Internacional de Apoyo a la Estrategia de Seguridad de Centroamérica. Sin temor alguno, puedo afirmar que la hospitalidad y generosidad que caracteriza a Guatemala, contribuirá, de manera sustancial, al éxito de estas jornadas.
 
Agradecer a Colombia, México, los países cooperantes por el programa amplio de cooperación y la voluntad política de los presidentes de Centroamérica.
 
Todos los aquí presentes, somos conscientes que nuestras débiles democracias aún tienen una cuenta pendiente con la ciudadanía. Nuestras comunidades demandan justicia social y oportunidades. Sin embargo, tenemos que ser bien claros, sin seguridad, la satisfacción, de esos justos reclamos ciudadanos, será extremadamente difícil.
 
Debemos ser consientes de los desafíos que nos presentan estas primeras décadas de este siglo, sobre todo en lo que a materia de seguridad respecta. La situación de inseguridad ciudadana, producto del accionar del crimen organizado y el narcotráfico, es crítica.
 

Como afirmásemos, en la cuadragésima primer Asamblea General de la Organización de Estados Americanos, realizada en El Salvador, y titulada “Seguridad Ciudadana  de las Américas”, la lucha contra esta enfermedad que está dañando el desarrollo de nuestras sociedades, requiere de un esfuerzo que nos exige a todos velar por la seguridad de nuestras comunidades,  y hacerlo siempre, en el marco del respeto a los derechos humanos y el Estado de derecho.

 
Ya no quedan dudas que, individualmente, debemos afrontar en cada uno de nuestros territorios las causas que generan, especialmente que jóvenes se acerquen al delito. Para ello, tenemos que garantizar oportunidades, ello implica: asegurar niveles mínimos de bienestar y acceso a cuestiones tan básicas como la alimentación, una educación de calidad y una oportunidad de un empleo digno.
 
Si no nos enfocamos en construir sociedades más equitativas, el desarrollo humano de nuestras comunidades será una ilusión, y la realidad estará marcada por el atraso, la violencia y el subdesarrollo.
 
Pero también estos males, debemos afrontarlos, como les mencionaba, coordinadamente. Es indispensable que trabajemos en conjunto. La vocación por la integración regional, no puede ser sólo una declaración de principios, debemos lograr que sea una realidad en la acción cotidiana de cada uno de nuestros gobiernos.
 
En tal sentido, debemos aprovechar esta problemática, para llevar adelante un abordaje transnacional, hemos hablado de una Policía Regional, de una Sala Penal en la Corte Centroamericana de Justicia y de otros temas.
 
Hemos asumido la obligación de desarrollar políticas públicas en materia de seguridad, las cuales deben tratar las causas que generan la delincuencia, la violencia y la inseguridad, en el marco de un ambiente participativo en el que estén presentes, absolutamente todos los sectores que conforman nuestros entramados sociales.
 
El crimen, tal como se manifiesta en estas latitudes, lo hace con una gran complejidad. Personas de diversas nacionalidades, organizaciones celulares complejas, fuentes de financiamiento que parecen ilimitadas y que muchas veces superan, con creces, las posibilidades de nuestros Estados.
 
La zona denominada “Triangulo Norte”, conformado por Guatemala, la nación que nos acoge en estas jornadas, mi Honduras, y El Salvador, se ha transformado en una zona crítica por el accionar de las “maras” y el narcotráfico. Por ella, transita el mayor porcentaje de la droga que va desde el sur del continente hacia los Estados Unidos.
 
Sumadas las tres naciones, tenemos alrededor de setenta mil integrantes de las diferentes pandillas, un número por encima que cualquier ejército regular o institución policial.
 
No obstante, los indicadores negativos, no sólo se limitan a nuestros tres países, sino que tienen que ver con la región en su conjunto.
 
Esta situación, no solo nos ésta afectando el presente, también, hipoteca el desarrollo futuro de nuestras naciones.
 
Todo esto, también afecta profundamente nuestras instituciones y debilita, nuestros sistemas democráticos, agravando aún más, la situación.
 
Por ello, los esfuerzos deben ser coordinados. La lucha contra el crimen y la violencia debe ser responsabilidad  de todos. Si no incorporamos a la mayoría silenciosa de la ciudadanía, a los trabajadores y empresarios, a las iglesias, a la lucha contra este flagelo, será difícil para cualquiera de nuestros Estados hacerle frente.
 
Nuestras naciones, a través de las diferentes actividades del SICA, han ido poniendo de manifiesto nuestra voluntad por superar este flagelo. En diciembre de 2007, en este mismo país, en la trigésimo primer Reunión Ordinaria, adoptamos la Estrategia de Seguridad de la región, como un primer paso. Casi tres años después, en septiembre del año pasado, en la Reunión Intersectorial de Ministros realizada en Antigua, adecuamos este documento, incorporando elementos innovadores que sirviesen para el fortalecimiento de la misma. Asimismo las autoridades del SICA, realizaron un gran esfuerzo de acercamiento con distintos países del mundo y organizaciones internacionales, que puedan aproximarse a colaborar con nosotros en esta lucha.
 
La Estrategia de Seguridad de Centroamérica, es el resultado de un diálogo constructivo entre todos los países miembros del SICA. Es un paso ambicioso y esencial para alcanzar los niveles de convivencia ciudadana que pretenden nuestras sociedades, y al mismo tiempo, ponerle un freno definitivo al crimen.
 
Sin embargo, para plasmar esta estrategia en acciones concretas, necesitamos, ante lo limitado de nuestros recursos del apoyo y asistencia de la cooperación internacional.
 
Ayudar en seguridad es ayudar al crecimiento económico y al desarrollo. Ayudar en seguridad es ayudar al bienestar y fortalecer la cohesión social.
 
Desde cada una de las naciones integrantes del SICA, les hablamos con sinceridad al concierto de naciones. Necesitamos de ustedes para poder hacerle frente, en mejores condiciones a la crisis de seguridad pública que, originada por el crimen organizado transnacional y las organizaciones del narcotráfico, están erosionando el orden institucional y democrático de nuestros países.
 
Me sumo a las palabras que manifestaba nuestro anfitrión, el Presidente Álvaro Colom, hace unas semanas: “mientras más se abandone a Centroamérica en la lucha contra esta lacra, más es el peligro para los mercados consumidores; la violencia, les va a llegar tarde o temprano”.
 
Si, entre nosotros tenemos que coordinar políticas públicas que actúen sobre este flagelo, podemos y debemos mejorar, pero también, debemos expresarle a la comunidad internacional que necesitamos de su colaboración.
 
Debemos hacerle frente a los retos de la pobreza, a la necesidad de mayor inclusión social, a enfrentar la violencia, a los riesgos del cambio climático, y estamos dispuestos a hacerlo pero no contamos con los recursos necesarios.
 
En Honduras, en el marco del Plan de Nación y Visión de País, iniciativa que encierra cuatro objetivos nacionales y veinte metas de prioridad nacional, siendo uno de los primeros, el desarrollo de Honduras en democracia, con seguridad y sin violencia; hemos diseñado una Política Integral de Seguridad Ciudadana, amplia y con profunda participación ciudadana.
 
Estamos aprobando en el Congreso Nacional varias medidas para mejorar el financiamiento de las fuerzas de seguridad a fin de fortalecer la capacidad operativa de éstas; también buscamos, mejorar el marco jurídico y los vacíos legales que suelen ser aprovechados por los delincuentes.
 
Asimismo estamos llevando adelante una política activa en materia de prevención, ya sea a través de programas sociales de contención e inclusión social.
 
También, estamos actuando sobre la mejor coordinación entre todos los operadores de seguridad y justicia, autoridades y sociedad civil de cada municipio. Estamos librando una lucha fuerte contra la delincuencia.
 
El Gobierno de Honduras ha asumido el compromiso de incrementar el gasto público en materia de seguridad. Estamos buscando las maneras de fortalecer el presupuesto de las instituciones públicas que abordan la materia, en el pleno convencimiento, de que si no hacemos este esfuerzo hoy mismo, mañana será tarde.
 
Las dramáticas situaciones de inseguridad y violencia que sufren a diario nuestros ciudadanos requieren de una acción concertada y multilateral urgente.
 
Nunca antes, nuestras democracias han estado tan expuestas a los niveles de violencia e inseguridad generados por el narcotráfico, el crimen organizado y la delincuencia común.
 
Debemos incorporar la idea de que la seguridad ciudadana es un servicio público, un bien inestimable a ser previsto por el Estado.
 
Hoy nuestra región, nuestra querida Centroamérica, es la región sin conflictos armados, más violenta del mundo. Por ello agradezco el compromiso de la comunidad internacional que, a través de diferentes iniciativas de cooperación, intenta contribuir a nuestra tarea.
 
Ante este estado de situación creo, firmemente, que esta primera Conferencia Internacional de Apoyo a la Estrategia de Seguridad de Centroamérica, es la respuesta necesaria a la problemática crítica que se hace presente a nuestras naciones.
 
Para finalizar deseo invitar a todos los presentes en este evento, a la Cumbre Mundial de los Afrodescendientes que se desarrollará en la ciudad de La Ceiba, Honduras, del 18 al 21 de Agosto.
Muchas gracias..
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada