HNM

HNM

Aplicación Movil

Celeste Andino / Honduras, Nación y Mundo
Powered by Conduit Mobile

viernes, 10 de junio de 2011

Déficit de 373 millones de lempiras obligó a la CNBS a solicitar al Congreso la recapitalización del Banco de los Trabajadores

La mala administración del personal,  la pésima política crediticia y de inversiones,  el excesivo gasto corriente,  el otorgamiento de créditos en rubros desconocidos, la desviación de los objetivos para los se fundó  la institución en  1966 y  la sobrevaloración de garantías físicas fueron algunas de las principales justificaciones que los comisionados de la Comisión Nacional de Bancos y Seguros (CNBS), expusieron al Congreso Nacional en un primer informe del proceso de capitalización de dicha institución bancaria.
cnbs2-08-06-11Asimismo; argumentaron la incapacidad de aportar el capital fresco que se requiere  como mínimo para constituir una institución crediticia, el altísimo porcentaje de la mora en los créditos y el déficit  entre los activos y los pasivos hasta octubre del 2010, el cual asciende a 373 millones de lempiras, por lo que se provocó que el Poder Legislativo aprobara un Decreto enviado  desde el Ejecutivo,  destinado a recapitalizar el Banco de los Trabajadores con recursos de nuevos socios.
Lo anterior fue expuesto ante la Cámara por la comisionada presidenta de la CNBS, Vilma Cecilia Morales Montalbán, al dar lectura al  informe  de rendición de cuentas,  sobre los resultados que se han obtenido hasta ahora, en torno al proceso  de recapitalización de esta institución bancaria y la situación de quiebra que no se había podido revelar.
Morales Montalbán aclaró que la CNBS solicitó a finales del año 2010, la participación del Congreso Nacional  como única alternativa viable y real,  para solucionar el problema del Banco de los Trabajadores,  en virtud  que la institución  se creó  mediante  la emisión de una legislación especial, “si esta situación hubiere sido el caso de otro banco del sistema bancario nacional,  por ningún punto se nos hubiese ocurrido solicitar el auxilio o la intervención del Poder Legislativo”, enfatizó la funcionaria.
Agregó, que el Banco necesitaba los cerca de 400 millones de lempiras para “salvarse” y los accionistas no tenían forma de aportar estos recursos, entre tanto, y el problema central que presentaba  la discusión de fondo  para salvar el prestigio del sistema financiero y bancario hondureño, ante la comunidad internacional,  se centraba en que  los nuevos socios no aceptaban  asumir las pérdidas de la institución, por lo tanto el capital de los socios anteriores ya estaba perdido.
“Si no se hubiese liquidado el Banco,  el Fondo de Seguros de Depósitos (FOSEDEH),   sólo hubiese podido cubrir 500 millones de lempiras de acuerdo con la ley; sólo quedaban  1,500 millones de lempiras de los ahorrantes, eso obligó a encontrar nuevos socios”, argumentó la otrora presidenta de la Corte Suprema de Justicia.
Afirmó además que como consecuencia de la crisis en que cayó el Banco, se han ido descubriendo muchas anomalías en antiguos socios, terrenos sobrevalorados, algunos en más de 50 millones de lempiras, el que en su valor real no superaba el millón de lempiras,  pagos  de viáticos y gastos de representación  superiores a lo normal,  se otorgaron  préstamos por más de 300 millones de lempiras aprobados sin respaldo, entre otras irregularidades.
Concluyó que sobre la venta de activos del Banco de los Trabajadores, ya se están ejecutando  las operaciones  para poder pagar los 210 millones de lempiras aportados por el FOSEDEH, y el sobrante  se utilizará para cubrir el capital de antiguos socios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada