HNM

HNM

Aplicación Movil

Celeste Andino / Honduras, Nación y Mundo
Powered by Conduit Mobile

lunes, 27 de junio de 2011

El Mandatario pide no satanizar el tema de los ciudadanos orientales

El Presidente Porfirio Lobo Sosa, declaró este lunes, de forma clara, que la separación de todo funcionario de cualquier institución es función de su titular y él como Mandatario tiene la suficiente confianza para respetar esas decisiones. 

El Gobernante se refirió  al editorial de HRN, relacionado con el caso del embajador de Honduras en Taiwán, René Francisco Umaña, quien fue llamado a Tegucigalpa para comparecer a una audiencia de descargo sobre supuestos indicios de actos irregulares de funcionarios diplomáticos, respecto de la emisión de visas a ciudadanos de la República Popular de China.

“Si a un funcionario lo han revisado y considera el ministro que debe separarlo, lo que tiene que hacer es mandarme el acuerdo de cancelación y punto, es todo, no creo que esto genere tanta vuelta y enredo, los ministros están nombrados y tienen mi confianza para actuar y no trasladar al Ejecutivo que consuma su tiempo en estar viendo cada caso que pasa en los ministerios”, señaló.

“Ese es su trabajo y están ahí para actuar de la manera más correcta y como lo demanda el interés nacional”, acotó.

El Mandatario señaló que el Presidente tiene ministros en diferentes cargos y ramas, igual que directores y el resto de la organización del Poder Ejecutivo, donde Gobernante delega su confianza y autoridad para que hagan su mejor trabajo.

Explicó que los ministros elaboran los acuerdos de nombramiento que el Presidente firma, una vez que pasan por un tamiz de revisión, mecanismo que, según el Mandatario, deberá ser revisado a futuro.

Reiteró que el primer responsable para establecer a quién se contrata o se separa, es el mismo ministro del ramo. “En esto no quiero ninguna alusión para nadie, sólo indicar que si va a ser el Presidente quién tome todas las decisiones de forma directa, no tendría sentido tener ministros”, acotó.

El Mandatario, advirtió  que hay un tema al que hay que ponerle atención y es el de los ciudadanos chinos, un genérico para naciones de esa raza hermana y que para el país representan una gran oportunidad de inversiones, un enorme mercado, tener una buena relación con una nación de las más poderosas del mundo por el trabajo permanente de su pueblo y la forma correcta como lo han hecho.

En ese sentido, consideró  que “es peligroso satanizar el tema de los chinos, hay que tener cuidado con ello, tenemos que ser un pueblo muy abierto a los diferentes pueblos del mundo porque se trata de la globalización que debe ir acompañada de esa confraternidad”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada