HNM

HNM

Aplicación Movil

Celeste Andino / Honduras, Nación y Mundo
Powered by Conduit Mobile

domingo, 3 de abril de 2011

Secretario General de las Naciones Unidas presenta informe sobre sida 2011




Implementación de la Declaración de Compromiso sobre VIH/SIDA y la Declaración Política sobre VIH/SIDA

Unidos por el acceso universal: hacia cero nuevas infecciones de VIH, cero discriminación y cero muertes relacionadas con SIDA

Informe del Secretario General
RESUMEN

El año 2011 marca los 30 años del SIDA. En ese tiempo, el SIDA ha terminado con más de 25 millones de vidas y más de 60 millones de personas se han infectado con VIH. Aún hoy, día a día, más de 7000 personas se infectan con el virus, incluyendo a 1000 niños. Ningún país ha escapado a la devastación de esta epidemia realmente global.

No obstante, los programas de VIH están dando frutos, con una incidencia global de VIH en disminución, acceso a  tratamiento en expansión y un movimiento global sin precedentes movilizado para exigir respeto por la dignidad y los derechos humanos de todos aquellos que son vulnerables a y están afectados por el VIH. La epidemia y la respuesta que ésta ha generado han cambiado nuestro mundo, elevando la inequidad sanitaria global a la agenda política mundial y ubicando a las personas en el centro de los esfuerzos de salud, desarrollo y derechos humanos.

Estos logros, aunque promisorios, son insuficientes. El estigma, la discriminación y la inequidad de género continúan minando los esfuerzos para alcanzar el acceso universal a la prevención, tratamiento, cuidado y apoyo de VIH. Una trayectoria insustentable de costos y los efectos de una crisis económica global se combinan para amenazar el progreso en este sentido.

Por tres décadas, se ha debatido en esta Asamblea General, en parlamentos, comunidades, lugares de culto y foros científicos sobre la evidencia de lo que realmente funciona.

Entramos a la cuarta década con un vasto patrimonio de conocimiento y de nuevas herramientas para revolucionar los esfuerzos en la prevención y para aumentar dramáticamente el acceso al tratamiento, cuidado y apoyo.

La respuesta al VIH enfrenta un momento decisivo. Este año, tenemos la oportunidad única de hacer un inventario de los avances y evaluar de manera crítica y honesta los obstáculos que nos mantienen anclados en una realidad en la que la epidemia continúa superando a la respuesta.

Debemos tomar decisiones valientes que reformulen la respuesta al SIDA de forma contundente para alcanzar cero nuevas infecciones, cero discriminación y cero muertes relacionadas con SIDA. Esto requiere renovar el compromiso político por respuestas más centradas, eficientes y sustentables. Requiere el reconocimiento que la no discriminación, el pragmatismo y la compasión brindan beneficios no sólo en la respuesta del VIH sino también en las prioridades de salud, desarrollo y derechos humanos.

Superando las brechas
 Por cada persona que comienza el tratamiento, hay dos que se infectan. Terminar con las nuevas infecciones requerirá dominar la innovación, poniendo a las personas que viven con VIH en el centro de la respuesta, protegiendo los derechos humanos y eliminando la inequidad de género.
 Los recursos globales de SIDA han sido disminuidos. Se hace necesaria una responsabilidad compartida para proteger el acceso de más de seis millones de personas que reciben tratamiento de VIH y para llevar el tratamiento a millones que todavía lo necesitan.
 La evolución de los costos es totalmente insustentable. Debemos centrar los recursos en acciones basadas en evidencia que generen resultados eficientes y sustentables a la vez que promuevan respuestas locales y de responsabilidad de los pueblos.
 Continuamos arando en vano. Las respuestas al VIH deben alcanzar un clímax global al unirse los pueblos por la salud global, con particular atención a los vínculos de género, para  integrar esfuerzos para alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio.
 Quedan por construir fuentes vitales de liderazgo y de rendición de cuentas. Los poderes políticos emergentes, los países afectados y las personas viviendo con y vulnerables al VIH –incluyendo hombres que tienen sexo con hombres, personas que venden y compran sexo y personas que usan drogas- deben ejercer un mayor liderazgo en la gestión de las respuestas al VIH

Movilizándose para impactar: cinco recomendaciones
Este informe adelanta cinco recomendaciones para todas las personas implicadas en la respuesta.
(a) Liderar una revolución de la prevención que canalice la energía de los jóvenes y el potencial de nuevos modelos de comunicación que están transformando al mundo, rescindir leyes punitivas que bloqueen las respuestas efectivas y asegurar que las personas se empoderen para protegerse a sí mismas, a sus parejas y sus familas del VIH.
(b) Forjar una red revitalizada de solidaridad global para alcanzar el acceso universal a la prevención, tratamiento, cuidado y apoyo en VIH para 2015.
(c) Quebrar la evolución ascendente de costos y brindar programas más efectivos, eficientes y sustentables.
(d) Asegurar que nuestras respuestas al VIH promuevan la salud, los derechos humanos y la dignidad de mujeres y niñas.
(e) Comprometerse a forjar mecanismos fuertes de monitoreo mutuo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada