HNM

HNM

Aplicación Movil

Celeste Andino / Honduras, Nación y Mundo
Powered by Conduit Mobile

jueves, 18 de agosto de 2011

Academia Anticorrupción


La funcionaria considera que combatir el flagelo de la corrupción es tarea de
todos los hondureños.

El compromiso de combatir y terminar con la corrupción es de todos los hondureños, aseveró este miércoles la designada presidencial y ministra de la Presidencia, María Antonieta Guillén, durante su participación en la inauguración de la Primera Academia Anticorrupción a nivel centroamericano.

La academia es promovida por el Consejo Nacional Anticorrupción (CNA) con el apoyo del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), con el fin de aumentar la participación ciudadana en la reducción de ese flagelo en Honduras.

En el acto participaron, el coordinador del CNA, Oswaldo Canales y el director ejecutivo de ese organismo, Miguel Ángel Domínguez, así como los representantes del PNUD, José Eguren y Diana Torres.

La designada presidencial y ministra de la Presidencia, María Antonieta Guillén, expresó que todos los hondureños  tienen un compromiso de construir
una cultura de transparencia y participar en todo lo que pueda mejorar los
esquemas que han incidido de forma negativa en el desenvolvimiento de la vida
del país debido a la corrupción.

“Creo que pocas cosas han impactado o causado tanto daño al país como la corrupción, que lo ha dejado en condiciones de atraso por muchos años, en los que se debió dar pasos más avanzados y eso se da en todos los ámbitos”, comentó.

Agregó que en materia de corrupción, los ojos se enfocan generalmente en el sector público, pues son los servidores públicos los que deben dar el ejemplo y ser un frente nacional de las normas de conducta, de transparencia y anticorrupción, pero también están los ciudadanos que se prestan a actos de corrupción sin recibir una sanción.

El costo de la corrupción tiene un costo muy alto, no sólo en lo económico, sino también en lo moral por el deterioro que genera, agregó. “Existen  entes contralores que cumplen una función y el Tribunal Superior de Cuentas no debe resumirse a establecer o construir pliegos de responsabilidad, sino llegar al extremo y evitar esos hechos”, acotó.

En ese sentido, señaló que con la creación de la Academia Anticorrupción, nace una  nueva instancia de sociedad civil que incrementará la participación ciudadana en la prevención y reducción de la  corrupción.

De su parte, el coordinador del CNA, Oswaldo Canales, manifestó que la corrupción conduce a un Estado cautivo, no sólo  por la inseguridad provocada por la criminalidad sino también por los delitos de cuello blanco, ya que ambos son lesivos a los derechos humanos.

Advirtió que si el país sigue manejado por una minoría influyente,  por
excesos demagógicos de grupos tradicionales o los identificados por la extrema
exigencia de sus reivindicaciones, no tendrán autoridad que sepa honrar el
interés general y guiarán el país por el camino incorrecto.

Canales señaló que enfrentar el reto de la integridad, es tarea de toda la sociedad, donde la magnitud de rezagos obliga a asumir un compromiso y junto al Gobierno, articular  iniciativas y esfuerzos para superar ese flagelo que desacredita a instituciones públicas y privadas, socava la sociedad y frena el desarrollo del país.

Para el representante del PNUD, José Eguren, la academia busca formar un ciudadano comprometido con el  país, que con su preparación pueda replicar políticas y normativas de anticorrupción, gobernabilidad y ética humana, orientado al combate de ese flagelo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada