HNM

HNM

Aplicación Movil

Celeste Andino / Honduras, Nación y Mundo
Powered by Conduit Mobile

miércoles, 15 de enero de 2014

Alimento para la mente / Donald Ernest Mansell /Vesta West Mansell/ Constante como el amanecer

¿Por qué gastáis el dinero en lo que no es pan, y vuestro trabajo en lo que no sacia? Oídme atentamente, y comed del bien, y se deleitará vuestra alma con grosura.
Isaías 55:2


Hace algún tiempo un amigo me contó algo que le había sucedido que tiene que ver con nuestro testo de hoy. Me dijo que un día su esposa salio y el se quedo en casa haciendo algunas cosas. Cuando llego la hora del almuerzo fue al refrigerador a buscar algo para comer, algo que no ocupase mucha preparación,. Encontró algo que le pareció un sustituto de la carne, lo probo. Le supo bien, así que lo calentó y procedió a comerlo con apetito. De pronto sintió que masticaba algo duro, como arenoso. Pensó que seria. Cuando la esposa regreso, quedo resuelto el misterio. ¡Mi amigo se había comido un alimento para perros! 

Sin duda esa carne había sido esterilizada, preso eso no ayudo tranquilizar el estomago de mi amigo. Al leer la etiqueta en una de las latas, descubrió que contenía "productos derivados de carne" lo que tampoco contribuyo a aliviar su asco.

¿Divertido? ¿repugnante? -Pero ¡que lección para los cristianos! ¿podría ser que algunos de nosotros estemos inconscientemente dedicados a las cosas que "saben bien", a nuestros apetitos pervertidos, pero son malas para nuestro bienestar espiritual -televisión, programas de vídeos o revistas que alimentan nuestra baja naturaleza? ¿que son esas "imágenes" de dioses falsos?

Un profesor cristiano me dijo hace poco que el no veía nada malo en mirar pornografía en canales de televisión o vídeos no clasificados para familias, o leer revistas lujuriosas mientras fuera en la privacidad de su casa con su esposa por supuesto. Pero ¿que diferencia entre ser lujurioso con una mujer (o en caso contrario con un hombre) en la privacidad de un dormitorio o en la calle? 

 Pero yo os digo que cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón. Mateo 5:28

En lugar de alimentar nuestra baja naturaleza, debiéramos prometer "No pondré ante mis ojos cosa injusta" sino alimentare mi alma con lo que nutra mi vida espiritual. un conocimiento mas profundo del verdadero Dios

No pondré delante de mis ojos cosa injusta.
Aborrezco la obra de los que se desvían;
Ninguno de ellos se acercará a mí. Salmos 101: 3

Piense en esto. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada