HNM

HNM

Aplicación Movil

Celeste Andino / Honduras, Nación y Mundo
Powered by Conduit Mobile

sábado, 5 de octubre de 2013

Para qué Dios en Honduras

Tomado de diario la tribuna del 5 de octubre del 2013

Por Carlos A. Medina R.
carlos-a-medinaEn una de las unidades de apoyo de la Facultad de Medicina de nuestra Universidad Nacional todos sus miembros son socialistas, y una de ellos me contestó ante una pregunta surgida de una conversación sobre política vernácula, “Dios no existe…. Qué ha hecho Dios por mí, todo lo que soy yo es por mi propio esfuerzo”…. y usted doctor Medina… ¿Cree en Dios?… Mi respuesta fue instantánea: Sí creo en un Ser Supremo, eterno Hacedor del Universo. Ella se rió y me dijo; “los socialistas no creemos en Dios”.
Luego me afirmó “Dios ha sido creado por la democracia capitalista de la que usted es un seguidor, como un arma para que los ricos dominen a los pobres; siempre ha sido así, desde la conquista nos metieron el temor a Dios para zamparnos la esclavitud, y en América Latina hasta glorificaron la madre de Jesús para que todos se arrodillaran ante Guadalupe y Suyapa”. Me extraña que un hombre con la formación suya, graduado de una universidad sajona, todavía piense que hay un Dios que rige nuestros pasos.
Canadá tiene diez provincias, ocho anglosajonas, una francófona y otra en la que se mezclan las dos culturas y religiones. Desde 1959 los franceses canadienses en la Provincia de Quebec realizaron una revolución pacífica y dieron al traste con el dominio de la religión católica en la provincia, con un gobierno socialista moderado que ahuyentó casi toda la inversión privada que emigró a la vecina Provincia de Ontario, de cultura inglesa. El Frente de Liberación de Quebec (FLQ) se convirtió en el Partido Socialista y ha podido elegir últimamente a una premier (jefe de gobierno provincial), con una vocación socialista radical. En estos momentos tiene ante el Parlamento Provincial una propuesta de ley, que no permite a los empleados públicos (médicos, enfermeras, maestros etc., etc.), utilizar una insignia religiosa en el pecho, y uno de sus ministros ha declarado que lo hacen para no confundir a la juventud, con el objetivo básico de que las religiones desaparezcan del espectro provincial.
Cuando Fidel Castro entró en La Habana con su triunfante revolución, llevaba en el pecho un crucifijo; seis meses después se declaró marxista-leninista y en 1960 y 61 fusiló en la Plaza de La Habana a todos los miembros visibles de la oposición y a los que él creyó ser enemigos de la misma revolución. El resto de la historia la conocen las personas que han visto que por 50 años los hermanos Castro convirtieron a la Cuba libre en su hacienda particular, en donde el comunismo ha imperado con todos sus odios y rencores.
“Nuestro propósito en Honduras es utilizar a los Zelaya de frontón, porque ellos son ignorantes y no saben de socialismo, pero después seguiremos nosotros, los verdaderos socialistas, y acabaremos con todo lo que huela a Dios y sus iglesias”. ¿Y qué harán ustedes con las iglesias?… le pregunté a la seguidora del partido Refundación y Libertad (LIBRE), y ella contestó: “Las usaremos como escuelas, centros de formación socialista, talleres de mecánica, artes y oficios, para que la gente comprenda que ellos no necesitan un Dios para llegar a ser algo en la vida”.
Cuando uno habla con estos personajes, que creen en un 100 por ciento de lo que están diciendo, no deja uno de admirarles sus creencias que están profundamente metidas en sus cerebros, y que nada ni nadie podrá cambiarles el pensamiento. Y otra vez ella… “lo que yo no comprendo, doctor Medina, es que usted me diga que antes de cada acto quirúrgico y mientras se lavaba las manos, usted rezaba un Padre Nuestro y le pedía a Dios que guiara sus manos para que la operación fuera exitosa. Lo que usted ignoró, doctor Medina, es que a usted le fue bien en sus cirugías, no porque Dios lo guió, sino porque estaba bien formado”.
Posiblemente, si llegara LIBRE al poder, los gobiernos socialistas que seguirían por varios períodos, nos llevarían a creer que Dios no existe, y que realmente como ellos aducen, ÉL es una creación del capitalismo para la dominación de los pobres “por las oligarquías y los grupos de poder”. Yo me imagino, bajo un régimen socialista, a una Honduras sin Dios, sin los valores éticos y morales que nos dejaron Moisés con sus tablas y Jesús con sus dos pilares que fundaron el cristianismo, que son el amor y el perdón, que sería una tierra con leyes desprovistas de esa basamenta moral y con seres humanos carentes de esos dos pilares que le permiten al ser humano, vivir y convivir.
Si el socialismo llegara a ganar, de acuerdo a sus seguidores más radicales, no habría necesidad de un Dios, ni de un Moisés ni de un Jesús. Sin embargo, creemos que aquellos partidarios de LIBRE que son liberales resentidos o curiosos, no creen que debemos suprimir al Ser Supremo, pues siempre han sido temerosos de Dios y seguidores de sus enseñanzas, traídas a este mundo por sus enviados Abraham, Moisés y Jesús, pero los radicales que siempre ganan y se apoderan de los gobiernos, eliminan a los tímidos, y al final sobresalen los gobiernos totalitarios y despóticos.
Las elecciones de noviembre decidirán si Honduras realmente necesita a Dios, y será nuestra decisión la que nos llevará a seguir creyendo en ÉL, u olvidarnos del Creador del Universo.

http://www.latribuna.hn/2013/10/05/para-que-dios-en-honduras/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada