HNM

HNM

Aplicación Movil

Celeste Andino / Honduras, Nación y Mundo
Powered by Conduit Mobile

viernes, 17 de abril de 2015

Materias Primas y Reformas a Favor del Crecimiento, Claves en el Auge Económico de América Latina

Un nuevo análisis extrae lecciones de la última década y ayuda a identificar reformas para acelerar la expansión económica

WASHINGTON, 17 de abril de 2015 – El prolongado periodo con precios altos de las materias primas en un contexto internacional favorable, el entorno macroeconómico estable y las reformas para estimular el crecimiento permitieron una expansión de alrededor del 5% en el PIB per cápita de América Latina y el Caribe –medido términos de poder de compra- en la última década.

Pero ahora, con el descenso en el precio de las principales materias primas de la región y una desaceleración en los países importadores y exportadores, la región deberá recurrir con mayor frecuencia a reformas favorables al crecimiento, manteniendo un sólido marco macrofiscal.

Un nuevo informe del Banco Mundial, Más allá de las materias primas: el reto de crecimiento en América Latina y el Caribe, examina detenidamente la tendencia de expansión económica de la región, subrayando aquellas reformas que podrían brindar mejores resultados a la hora de aumentar el nivel de ingreso. El estudio concluye más que los factores externos, las reformas nacionales a favor del crecimiento pueden producir mejores resultados para hacer que ese avance sea sostenible y se reduzca la pobreza en la región.

“Con el fin del auge de las materias primas, y en medio de condiciones globales menos favorables, la región está despertando a una nueva realidad de crecimiento ralentizado”, dijo Jorge Familiar, Vicepresidente del Banco Mundial para América Latina y el Caribe“Lo que hemos aprendido de este análisis es que algunas de las reformas llevadas a cabo con éxito por los gobiernos para impulsar el crecimiento, amén de los esfuerzos por mantener un sólido marco macrofiscal, fueron factores clave detrás del buen desempeño de la región en los últimos diez años. Si la región pudo hacerlo una vez, puede hacerlo de nuevo.”



Entre las conclusiones del informe destacan:

·         La bonanza de la década del 2000 se debió tanto a las reformas en favor del crecimiento llevadas a cabo por los países como por las condiciones mundiales favorables: muchos países de la región tomaron la difícil decisión de llevar a cabo reformas en los sectores financiero, educativo y de infraestructura para impulsar el crecimiento durante ese período, obteniendo resultados sólidos. Además, la mayoría de los países impulsó políticas tendientes a controlar la inflación y la volatilidad cambiaria de la década de 1990, ayudando a estabilizar sus economías y generando un ambiente en donde los demás motores de crecimiento pudiesen entrar en juego.



·         Surgieron nuevas estrellas del crecimiento como Panamá, Perú, Colombia y la República Dominicana: Panamá es el campeón del crecimiento regional, con una expansión promedio anual per cápita del 5,1 por ciento entre 2001 y 2012; seguido del Perú con un 4,6 por ciento, que se benefició tanto de los precios de las materias primas como de las reformas locales. Colombia y la República Dominicana también surgieron como economías de rápido crecimiento. Mientras que los productores de materias primas se beneficiaron de un mayor volumen de exportaciones, otros países relativamente pobres en recursos como Costa Rica también registraron un fuerte desempeño durante este período.



Comparar a los países con aquellos de mejor desempeño en la región podría ayudarnos a priorizar reformas que aceleran  el crecimiento: el análisis resalta que los países siguieron caminos distintos para mantener el crecimiento. Indica que países como Argentina, la República Dominicana, Ecuador y Venezuela podrían beneficiarse de la experiencia en control inflacionario de otros países, mientras que para otros —en particular países de Centroamérica y el Caribe— será crucial llevar a cabo reformas a largo plazo y a favor del crecimiento. Este ejercicio también muestra que los países con menor ingreso per cápita, como Nicaragua, Paraguay y Honduras, serían los más beneficiados en caso de cerrar la brecha en infraestructura.



De cara al futuro, el informe también concluye que la región puede aprovechar los buenos resultados y las lecciones aprendidas de la década de 2000 para mantener sus conquistas sociales y promover un mayor crecimiento. No hay una única solución, y los países tendrán que seguir monitoreando los factores que favorecen que sus economías crezcan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada