HNM

HNM

Aplicación Movil

Celeste Andino / Honduras, Nación y Mundo
Powered by Conduit Mobile

miércoles, 26 de marzo de 2014

El mundo no está preparado para afrontar los efectos del cambio climático sobre la producción de alimentos: Oxfam

Oxfam estima que los precios de los cereales a nivel internacional se duplicarán para el año 2030. La mitad de dicho incremento será provocado por los efectos del cambio climático. 
América Latina y el Caribe: una de las regiones con mayor riesgo de enfrentar una crisis alimentaria en las próximas décadas 

Marzo 24, 2014. Oxfam ha advertido hoy que el cambio climático podría causar un retroceso de décadas en la lucha contra el hambre y que, lamentablemente, el mundo no está suficientemente preparado para hacer frente a semejante reto. La advertencia coincide con la reunión del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés), que se celebra esta semana en Japón y en la que se acordará un nuevo e importante informe científico que pone de manifiesto que el impacto del cambio climático sobre la producción de alimentos será mucho más grave y prematuro de lo que se pensaba. 

América Latina y el Caribe es una de las regiones más vulnerables al cambio climático y por tanto más propensa a sufrir los efectos de sequías, inundaciones y otros riesgos relacionados con este fenómeno. El sector agricultura sufrirá los mayores impactos, en particular los pequeños agricultores que producen en promedio el 70% de los alimentos consumidos en la región. Aproximadamente el 20% de estos productores a pequeña escala en Latinoamérica son mujeres y se encuentran en una especial situación de riesgo. Los campesinos representan 8 de cada 10 productores agropecuarios en la región y son quienes están más expuestos a los efectos del cambio climático, que traerían graves consecuencias económicas y sociales para su sustento y el abastecimiento agrícola. Esto es particularmente grave cuando ya 47 millones de personas en la región pasan hambre (FAO) y cuando en países como Perú una de cada dos personas no tiene asegurada su alimentación. 

De acuerdo con la información histórica disponible, los efectos del cambio climático en América Latina y el Caribe han sido significativos. Según datos de CEPAL y de la Comisión Europea, en los últimos 40 años se ha registrado un incremento de los fenómenos hidrometereológicos extremos en toda la región, ha aumentado el porcentaje de degradación del suelo fértil, se registró una disminución de glaciares y se acentuaron los fenómenos migratorios asociados al cambio climático. De hecho, las proyecciones indican que en 2020 los impactos serían leves, pero que se incrementarían después de 2050 y que incluso podrían ser mayores con un aumento de tan sólo 1,5º a 2ºC de la temperatura actual. 

La nota informativa de Oxfam Hambre y calentamiento global: cómo impedir que el cambio climático haga fracasar la lucha contra el hambreanaliza 10 ámbitos que, a medida que las condiciones climatológicas cambien, influirán cada vez más en la capacidad de los países para alimentar a su población. Los resultados indican que mientras muchos países –tanto ricos como pobres– no están preparados para afrontar los efectos del cambio climático en la alimentación, son los más pobres y los que padecen más hambre los que están menos preparados y expuestos a un mayor riesgo. 

Winnie Byanyima, directora ejecutiva de Oxfam Internacional, ha afirmado: "El cambio climático es la mayor amenaza para la lucha contra el hambre. Podría tener graves consecuencias en la producción de los alimentos que todos comemos y, lamentablemente, el mundo no está preparado". 

"El hambre no es inevitable", ha apuntado Byanyima. "Si los Gobiernos toman medidas urgentes para afrontar el cambio climático, aún es posible erradicar el hambre durante la próxima década y, así, asegurar que las próximas generaciones tengan suficiente para comer durante la segunda mitad del siglo XXI". 

"Financiar la adaptación al cambio climático no tiene por qué resultar tan caro. Se estima que las necesidades de adaptación de los países pobres ascienden a aproximadamente 100.000 millones de dólares al año, lo que equivale a sólo el 5% de la riqueza que atesoran las cien personas más ricas del mundo", subraya Byanyima. 

Ya este año, Brasil ha sufrido la peor sequía en una década que ha devastado las cosechas en la región granero del país, entre ellas la valiosa cosecha de café. En Guatemala, Nicaragua y Honduras la producción de ese grano ha caído considerablemente y las familias vinculadas al café no tienen suficientes ingresos para comprar alimentos debido a la proliferación de la plaga de la roya. De acuerdo a la Organización Internacional del Café, la roya ha ocasionando la pérdida de más de 450.000 empleos temporales en Centroamérica. 

Si no se toman medidas urgentes para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, el impacto puede ser aún más grave. Se estima que en el año 2050 podría haber 25 millones de niños y niñas menores de 5 años desnutridos más que en un escenario sin cambio climático. Esta cifra equivale a toda la población infantil menor de 5 años de Estados Unidos y Canadá juntos. 

Se espera que, en su quinto informe de evaluación sobre impactos, vulnerabilidad y adaptación al cambio climático que publicará el próximo 31 de marzo, el IPCC advierta que el cambio climático puede provocar una disminución en la producción agrícola mundial de hasta un 2% cada 10 años, mientras que la demanda de alimentos aumentará un 14%. También se prevé que advierta del aumento y volatilidad de los precios de los alimentos. Oxfam estima que los precios de los cereales a nivel internacional se duplicarán para el año 2030. La mitad de dicho incremento vendrá provocada por los efectos del cambio climático. Aunque ya sabemos que un aumento de la temperatura global de tan sólo 1,5 grados centígrados puede tener graves consecuencias para nuestro sistema alimentario, el IPCC establecerá en su informe un umbral de tres o cuatro grados, más allá del cual experimentaremos crisis alimentarias globales galopantes. Se estima que se sobrepasará dicho umbral en la segunda mitad de este siglo. 
Este año, la reunión de las partes del IPCC se llevará a cabo en Lima a inicios de diciembre. Oxfam espera que durante este nuevo encuentro se produzcan acuerdos que verdaderamente apunten a responder a los retos que enfrenta el mundo actualmente y exhorta a los gobiernos latinoamericanos a construir medidas fuertes de adaptación al cambio climático para la región. Todas las personas que lo deseen pueden unirse a este llamado en: www.oxfam.org/justiciaclimatica.


La nota informativa de Oxfam Hambre y calentamiento global: cómo impedir que el cambio climático haga fracasar la lucha contra el hambre está disponible en: http://bit.ly/1ptEP3c

Puede descargar los datos a partir de los cuales Oxfam ha calculado las diferentes
puntuaciones de: http://oxf.am/iwb 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada