HNM

HNM

Aplicación Movil

Celeste Andino / Honduras, Nación y Mundo
Powered by Conduit Mobile

domingo, 15 de marzo de 2015

Depredación ambiental por las autoridades capitalinas


En el mundo solamente el 30% del planeta esta cubierto por bosque, lo que significa que cada día se va perdiendo mas la foresta y con ella las selvas tropicales y los bosques pluviales que podrían desaparecer completamente dentro de cien años si continúa el ritmo actual de deforestación.

Los árboles desempeñan un papel crucial en la absorción de gases de efecto invernadero, responsables del calentamiento global. Tener menos bosques significa emitir más cantidad de gases de efecto invernadero a la atmósfera y una mayor velocidad y gravedad del cambio climático.

En las ciudades donde la polución y contaminación son mayores por los automóviles, fabricas y demás entes contaminantes. Los arboles se convierten ene le pulmón que necesitan los ciudadanos para respirar un aire mas fresco, disfrutar de la sombra de los árboles que desinteresadamente y aun contra las temporadas de sequía extienden sus ramas abrigando a los transeúntes.

Cuando hablamos de contaminación en Tegucigalpa se destaca el informe de La Organización Mundial de la Salud (OMS) en el que se estima que solamente el 12% de la población mundial que reside en ciudades respira aire limpio, y casi la mitad convive con una polución 2,5 veces mayor que los niveles recomendados por el organismo.

El nivel "razonable" de estas partículas es una media anual de hasta 10 microgramos por metro cúbico. Si la presencia es mayor se puede considerar que existe contaminación perjudicial para la salud y si es menor, que el aire es limpio.

En Tegucigalpa el nivel de PM 10 es de 58. Comparando esta información con las otras dos ciudades de Centroamérica evaluadas, la capital de Honduras tienen más contaminación en su aire que Ciudad de Guatemala que posee un PM de 45 y San José de 27. 


Enfermedades respiratorias

Las altas concentraciones de las partículas finas se asocian con un gran número de muertes causadas por infartos y ataques cerebrales, por lo que la OMS advierte que residir en ciudades donde los niveles son dos veces y medio los recomendados "pone a la población en riesgo de padecer problemas de salud a largo plazo".


 Enfermedades respiratorias como la neumonía, bronquitis, asma

 Enfermedades virales: fiebre amarilla, hepatitis, dengue.
Los niveles altos de contaminación en el aire relacionados con las partículas PM2.5, que despiden los motores diesel de los automóviles, provoca enfermedades del sistema circulatorio

El Grupo Español de Cáncer de Pulmón alerta que “la alta tasa de contaminación en las ciudades incrementa un 20% el riesgo de padecer cáncer de pulmón”. 

Se considera que la contaminación del aire afecta más a países industrializados. Pero no es así porque un 80% de las muertes en el mundo, por esta contaminación, se producen en países donde existe la pobreza. Las comunidades más vulnerables y pobres utilizan las energías que más contaminan, como el carbón, el estiércol y la leña, para cocinar o calentarse dentro de sus hogares.

¿Porque necesitamos arboles en las ciudades?

1. Disminuyen la contaminación y mejoran la salud de los ciudadanos
Los árboles, además de mejorar la calidad del aire con su aporte de oxígeno y humedad, reducen la contaminación urbana: atrapan y eliminan todo tipo de partículas nocivas en suspensión. Las especies de hojas tomentosas (con vello) son más eficaces para captar partículas de menor tamaño, las más perjudiciales para la salud. Los árboles absorben y bloquean el ruido, de manera que reducen la contaminación acústica-urbana.

Los árboles, además de mejorar la calidad del aire, reducen la contaminación urbana

El Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) señala diversos estudios que demuestran que la proximidad a los árboles puede reducir los casos de asma infantil y las alergias. Los expertos también recuerdan sus efectos psicológicos positivos, al suavizar los grises entornos urbanos y proporcionar un carácter natural más agradable.

2. Proporcionan un ahorro de energía
Las ciudades sufren el efecto "isla de calor", por el que aumentan su temperatura varios grados. Como consecuencia, se incrementa el uso de los sistemas de climatización (aires acondicionados) y, con ello, un mayor gasto energético. Los árboles evaporan agua, ofrecen sombra y regulan así la temperatura de su entorno. El incremento de un 10% en la cubierta de las copas de los árboles en las ciudades puede disminuir de 3 a 4°C en la temperatura ambiente, según datos recopilados en Reino Unido y dados a conocer por el PNUMA. En invierno también disminuyen el gasto de calefacción: hacen de muralla contra el viento, que produce una sensación térmica de mayor frío.

3. Revalorizan las viviendas y las ciudades
El portal TreeHugger calcula que una vivienda con árboles cercanos o en su misma propiedad aumenta entre un 10% y un 23% su valor económico. El coste de plantar y mantener un árbol durante tres años oscila entre 190 y 455 euros, pero ofrecerá unos beneficios directos de unos 68.000 euros a lo largo de su vida, según dicha web. Las ciudades con un mayor arbolado ofrecen un atractivo más para empresas y turistas.

4. Combaten el efecto invernadero de la atmósfera
Los árboles atrapan el dióxido de carbono (CO2), el gas de efecto invernadero con mayor impacto en el cambio climático. Algunos árboles tienen mayor capacidad de absorción que otros, un dato importante a la hora de plantar nuevos ejemplares con el objetivo de luchar contra el calentamiento global se ha  concluido que árboles como el limonero, el naranjo amargo, el quejigo y el laurel son los que mayor capacidad de secuestro del CO2 tienen. Además, calculan que 2.000 árboles de este tipo pueden atrapar al año 160 toneladas de CO2.

5. Aumentan la biodiversidad local
Los árboles ofrecen hogar y alimento para numerosas especies animales y vegetales. La biodiversidad, y los beneficios que ella ofrece, es mayor cuantos más árboles, arbustos y parques urbanos y periurbanos posea la ciudad.

6. Conservan la calidad del entorno

Los árboles producen materia orgánica en la superficie del suelo con la caída de sus hojas, y sus raíces aumentan la permeabilidad del terreno. La web Natura Medioambiental asegura que gracias a ello los árboles reducen la corriente del agua de las tormentas, disminuyen la erosión del suelo y la cantidad de sustancias químicas en los arroyos. Sin árboles, las ciudades tendrían que aumentar el sistema de alcantarillas y tratamiento de residuos, así como el drenaje para las aguas.

Sin embargo en Tegucigalpa lejos de proteger la foresta hondureña las autoridades de la Alcaldía Municipal (AMDC) y la Empresa nacional de Energía Eléctrica (ENEE) se han dado a la tarea de talarlas, desde el mercado San Miguel hasta el Puente el Guanacaste, cuando la solución lógica era podarlos para evitar el contacto con las líneas eléctricas de la zona.

Pero la pereza y miopía medio ambiental pasaran facturan a los capitalinos

Fuentes de datos de apoyo Diario La Prensa y//http://www.consumer.es/web





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada