HNM

HNM

Aplicación Movil

Celeste Andino / Honduras, Nación y Mundo
Powered by Conduit Mobile

jueves, 11 de agosto de 2016

Necesitamos dos planetas más para poder vivir en este



Dos planetas más para poder vivir en este
Mariana Ceratti/Banco Mundial

Ante un ritmo de consumo y producción insostenible, Naciones Unidas prioriza el uso racional de los recursos

Si la población mundial alcanza, como se pronostica, los 9.600 millones de personas para el año 2050, se necesitarían cerca de tres planetas Tierra que proporcionen los recursos naturales para mantener el estilo de vida actual de la humanidad. La voracidad con la que estamos consumiendo hizo que Naciones Unidas incluyera su uso racional en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) para 2030.

La meta número 12 busca “Garantizar modalidades de consumo y producción sostenibles” en los países desarrollados y en vías de desarrollo. De esta manera, se insta a todos a reducir el desperdicio de alimentos - un tercio termina en la basura cada año -, a reformular los subsidios a los combustibles fósiles y a disminuir la cantidad de residuos lanzados al medio ambiente sin tratamiento, entre otras tareas urgentes.

América Latina y el Caribe tienen retos importantes para hacer frente a estas demandas. La región desperdicia el 15% de los alimentos que produce. Logró disminuir del 1% al 0,68% el porcentaje del PIB en subsidios a los combustibles fósiles entre 2013 y 2015, pero algunos países todavía dedican alrededor del 10% del PIB a ellos. Por último, cada latinoamericano genera hasta 14 kilos de residuos por día, de los cuales el 90% podría ser reciclado o convertido ​​en combustible, si se separa desde el principio.

Pero lograr el ODS 12 es posible, según Naciones Unidas, si se alcanzan estas metas:
Reducir a la mitad los residuos mundiales de alimentos per cápita en las ventas al por menor

Se estima que cada año alrededor de un tercio de los alimentos producidos - equivalente a 1.300  millones de toneladas, por valor aproximado de 1.000 millones de dólares - se pudren en manos de los consumidores o minoristas, o se pierden debido a métodos ineficientes de recolección y transporte. La degradación y la pérdida de fertilidad del suelo, el uso no sostenible del agua y la sobrepesca están reduciendo la cantidad de recursos naturales disponibles para la producción de alimentos. Por lo tanto, es esencial no sólo pensar en formas de preservar y recuperar estos recursos, sino también disminuir los residuos para alimentar a los 8.300 millones de personas que se espera pueblen el planeta para el año 2030.
Lograr una gestión sostenible y el uso eficiente de los recursos naturales
La voracidad con la que se utilizan los recursos naturales se hace evidente cuando se miran algunas cifras de consumo de energía. En 2013, sólo una quinta parte de la energía utilizada en el mundo provino de fuentes renovables como el agua, el viento y la luz solar. El resto se genera con petróleo, carbón, gas natural y uranio. ¿Y cuáles son los sectores que avanzan más rápidamente en el consumo de energía? En primer lugar, el transporte: para 2020 se prevé que el transporte aéreo mundial se triplique, y que las distancias recorridas en coches se incrementen un 40%. Le sigue el uso de la energía para los negocios y residencias. La buena noticia es que las medidas de ahorro pueden comenzar fácilmente en el hogar. De acuerdo con estimaciones de la ONU, si toda la población mundial utilizara bombillas de bajo consumo, se podrían ahorrar US$120.000 millones al año.

" En 2013, sólo una quinta parte de la energía utilizada en el mundo provino de fuentes renovables como el agua, el viento y la luz solar "

Racionalizar los subsidios a los combustibles fósiles
De acuerdo con el estudio Indicadores de Desarrollo Mundial (WDI), del Banco Mundial, los países más ricos del mundo son los que gastan más en subsidios al petróleo, carbón y gas natural (casi el 14% del PIB). Luego vienen las economías derenta media-baja, incluidos los países de América Central como Guatemala y Nicaragua, que destinan en promedio el 11% del PIB en subsidios.

 Para la ONU, los subsidios ineficientes fomentan el consumo derrochador. Para racionalizarlos - y, por tanto, estimular el uso de fuentes de energía que tienen menos impacto en el medio ambiente - es necesario adoptar medidas para eliminar las distorsiones del mercado. Por ejemplo, reestructurar los sistemas tributarios nacionales, según las Naciones Unidas.

Lograr una gestión ambientalmente racional de los productos químicos durante todo su ciclo de vida

Con la inclusión de esta meta en el ODS 12, tratan de minimizar el impacto de los desechos químicos en la salud y en el medio ambiente. La generación de residuos tóxicos per cápita casi se duplicó en todo el mundo entre finales de los años 1990 y la década del 2000. En los países de ingresos medios como Brasil, la cantidad aumentó de 17 kilos per cápita entre 1996 y 2000 a 42 kilos en 2006 y 2011.

 Pero los más contaminantes son los países de alto ingreso que aún no se han unido a la OCDE (que exige buenas prácticas en políticas públicas): vertieron 981 kilos de residuos peligrosos per cápita 2006 y 2011.

Otro dato preocupante es que alrededor de 200 millones de personas pueden verse afectadas por los residuos presentes en 3.000 lugares de todo el mundo. Para revertir la situación, Naciones Unidas pone de relieve la importancia de incentivar a las industrias a buscar formas sostenibles para la gestión de sus residuos. Y también para alentar a los consumidores a disminuir el consumo y reciclar los residuos.

Como vemos, lograr el objetivo del consumo sostenible va mucho más allá del simple acto diario de compras, y pasa por una serie de desafíos que involucran a toda la sociedad. Es un objetivo que debe ser tomado cada vez más serio para no vernos ante el imposible reto de buscar dos planetas más para poder seguir viviendo en este.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada